aceite usado

Reciclar el aceite usado es muy importante

Son muchas las personas que diariamente tiran por el fregadero el aceite familiar utilizado sin saber qué puede pasar, como es la polución del agua, lo que ya no sucede en el ayuntamiento lagunero por la compleja red de alcantarillado que tiene.

Entre las opciones alternativas que se aconsejan, como hacen ciertos restoranes, es amontonar los aceites utilizados en recipientes bien cerrados y, una vez llenos, depositarlos en los puntos limpios.

El aceite es una parte de nuestra dieta cotidiana, así sea crudo, como aliño, o bien utilizado para cocinar, sobre todo para freír, utilizándose de esta manera grandes cantidades.

Una vez utilizado, sobre todo para freír, el aceite de cocina puede ser realmente indigesto. Cuando pierde sus propiedades se transforma en un resto y como tal ha de ser tratado adecuadamente, en tanto que puede tener consecuencias ecológicas. La resolución propón si tomar el paseo más breve, que es tirarlo por el desagüe de la cocina.

Conforme la Agencia de Protección Ambiental de Australia, del Gobierno de Queensland, si los restos de aceite llegan a las aguas pluviales o bien a la red de drenaje, ríos y riachuelos, forman una película impermeable sobre la superficie que impide el paso de oxígeno y en consecuencia el desarrollo de la vida de peces y otros animales acuáticos.

El aceite puede coagularse en las cañerías provocando atascos.

Debido a ello, el aceite de cocina jamás debe desecharse por el fregadero o bien el váter. La manera conveniente de hacerlo es depositarlo en un envase sellado no reciclable y tirarlo así como la basura normal o desecharlo en un punto limpio.

Si este resto llega a los ríos, se forma una película que influye al cambio de O2 y daña a los seres vivos del ecosistema. Hemos oído en muchas ocasiones que 1 litro de aceite contamina mil litros de agua, mas ¿somos conscientes verdaderamente de lo que esto implica?
El primordial inconveniente radica en la polución de las aguas residuales urbanas. La grasa, debido a su característica aglutinante, produce bolos que generan esenciales atascos en las cabeceras de las canalizaciones de la red de aguas residuales.

Siempre y en toda circunstancia deja que el aceite se enfríe ya antes de descartarlo. La forma más simple de hacerlo es con una lata de grasa vieja. Mantén una lata de café cerca de la cocina. Cuando hayas terminado de cocinar, vierte el aceite utilizado en la lata en vez de por el lavatorio. Cuando la lata empiece a llenarse, pone la tapa en la lata y descártala.
Esta polución se puede eludir con el reciclaje, una práctica ecológica que en el caso del aceite utilizado tiene muchas posibilidades y beneficios.

Primero no consumir tanto aceite, a pesar de que el aceite es buen comestible, tiene grandes propiedades, como de muchas otras cosas abusamos de su empleo, el aceite esta realmente bien en ensaladas, salsas, y hasta en el pan, mas por poner un ejemplo donde pero se utiliza y se tira aceite es en las frituras, que además todos sabemos no son sanísimas, otro detalle es no adquirir conservas en aceite, como por servirnos de un ejemplo sardinas o bien atún, mejor adquirirlos al natural, en el caso de adquirir ese aceite de la lata asimismo contamina, en verdad las conservas, salvo que fueran hechas por nosotros mismos, o bien elaboradas de manera artesanal, no recomendaría adquirirlas por cuestiones ecológicas y de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *